Cómo mejorar tu calidad ovárica en 90 días

_fbturnutd8-brina-blum.jpg

Me encuentro en un momento en el que están embarazadas muchas de las mujeres de mi alrededor, las mamás de los amiguitos de mi hija, y otras tantas ya están con sus bebés en los brazos mientras los más mayores corretean y arman jaleo.

Yo, de mientras, observo la estampa y me planteo si es o no el momento de buscar otro. Por el momento creo que no, pero por algunos instantes dudo y es ahí cuando me entra el ansia: ¡si ni tan solo he empezado a prepararme!

Bien, creo que mi momento aún no ha llegado, pero la moraleja de la historia es que es importante prepararse para un embarazo, a poder ser antes de que te encuentres con el momento "lo quiero para hoy" encima.

Y esto que yo tengo presente a fuerza de ver a tantas mujeres batallar con problemas de fertilidad, parece que no siempre está tan claro entre las mismas que después incluso necesitan recurrir a la reproducción asistida.

Si bien es lógico que en el camino de la infertilidad hayan momentos donde una se canse de llevar un régimen de cuidados estricto, es importante ser consciente de que lo más saludable en términos de fertilidad es que cualquier concepción venga precedida por una preparación.

 

¿Por qué es necesario una preparación antes de concebir?

Hacen falta 90 días para que tus óvulos maduren antes de que puedas ovularlos.

Esto significa que la salud del óvulo que ovularás este mes está condicionada en gran manera por tu salud a lo largo de los últimos tres meses.

La triste realidad es que sometemos a nuestro sistema reproductor a muchos tipos de abusos, desde el consumo de anticonceptivos durante años, exceso de trabajo, una alimentación deficiente, descanso insuficiente y demasiado estrés.

Todo estos excesos afectan inevitablemente a tu fertilidad.

Esperar que el embarazo se dé cuando estamos listas emocionalmente sin habernos preparado fisicamente es un poco naif, sobretodo cuando se intenta concebir pasada cierta edad, ya que llevas mucho más tiempo con tus órganos exhaustos.

Como dije con anterioridad, tu estilo de vida es determinante para la calidad de tu fertilidad. Cada vez que en la consulta alguien se queja de que tres meses de tratamiento con Medicina China son demasiado tiempo para sus óvulos, explico como una mejora sustancial del nivel de salud en realidad es un viaje en el tiempo hacia un pasado más saludable. Y tus óvulos viajan contigo.

 

Breve historia del desarrollo de un óvulo

Cuando tan sólo eras un bebé tus ovarios desarrollaron millones de folículos primordiales, que eran las semillas de tus futuros óvulos.

Para la Medicina China, esta cantidad de folículos primordiales se compara con la esencia Jing de Riñón. El Jing es un material muy valioso que no sólo es la base de tu propio cuerpo si no que también es la base de tu potencial reproductivo. Tanto los óvulos como el esperma se consideran Jing, y el acto de envejecer se corresponde a la pérdida de Jing.

El Jing nos viene heredado por parte de nuestros padres pero también se ve influenciado por los cuidados de tu madre durante su embarazo (de la misma manera que como te cuides tú influenciará al Jing de tu bebé).

Para la primera menstruación, los folículos primordiales ha disminuido hasta unos cientos de miles. A lo largo de las ovulaciones, tan solo entre un 5 y un 10% de esos óvulos pasará a la acción.

Tan solo los mejores llegarán a las últimas fases de maduración que tienen lugar entre 3 y 6 meses antes de la mismísima ovulación. Durante estos meses, competirán por tener una oportunidad de formar parte del grupo de folículos antrales, los huevitos que esperan haciendo cola cuando empieza un nuevo ciclo menstrual.

Estos últimos meses son esenciales. La salud de tus futuros óvulos dependerá del aporte nutricional y de un ambiente saludable mientras pasan por las diferentes fases hasta llegar al puerto final.

Como puedes ver, tus óvulos llevan años preparándose para su momento estelar y su éxito o fracaso está en tus manos durante unos meses antes de su ovulación.

Imagino que lo que más quieres es tener unos óvulos frescos, bonitos y sanotes con la esperanza de que alguno de ellos sea tu futuro bebé.

 

¿Qué puedes hacer para mejorar la salud de tus óvulos?

El desarrollo de tus fóliculos primarios y secundarios durante esos 90 días depende más de cómo cuidas de tu Jing que de tus hormonas.

Es por esto que el agotamiento contínuo y diario de tu Jing impacta inevitablemente sobre tus óvulos, llegando a dañar el delicado material genético antes de poder madurar.

Una vez el folículo antral esté listo para la ovulación dependerá tanto del Jing como del aporte hormonal.

Los dos elementos que más desgastan tu Jing son la mala alimentación y el estrés excesivo.

Hay muchas formas de estrés: trabajar en exceso, el estrés emocional, la falta de descanso y el desgaste físico.

El estrés afecta al flujo sanguíneo disminuyendo el aporte de nutrientes que va hacia los tejidos. También desgasta las hormonas sexuales y normalmente acaba llevando a un estilo de vida deficiente.

Por otro lado, una mala alimentación implica que tu sangre estará pobre en los nutrientes y hormonas necesarios para preservar tu Jing y que tus folículos maduren correctamente.

De la misma manera, si el material genético que se encuentra en el interior de tus óvulos está debilitado, tu cuerpo recibe una señal y la función ovárica y hormonal disminuye.

No en vano, los FIV's de mujeres que han seguido un tratamiento de Medicina China durante un mínimo 3 meses suelen acabar en positivo, además de que el número de abortos es significativamente menor.

¿Quieres conocer con más detalle lo que puedes hacer? Allá voy ;)

 

3 maneras de mejorar tu calidad ovárica en 90 días:

1 · Lleva una alimentación que favorezca la generación de un Jing saludable incluyendo:

· Una gran variedad de verduras cocidas

· Proteína (preferiblemente animal) de origen biológico

· Grasas saludables (como las del aguacate o los frutos secos no tostados)

· Cereales integrales (son ricos en vitaminas del grupo B y fibra)

· Suplemento vitamínico prenatal (para cubrir tus necesidades en el caso de alguna carencia)

· Pescado azul en abundancia (de tamaño pequeño) o algún suplemento en omegas 3-6-9

· Una taza diaria de caldo a base de huesos de pollo bio (una fuente de Jing excepcional)

· No dejes de desayunar!

· Elimina el azúcar, los carbohidratos refinados, el alcohol, el tabaco y la cafeína

· Haz de tus comidas momentos relajantes.

 

2 · Reduce el estrés

No te creas ninguna de las excusas que te vendrán de manera automática cuando trates de encontrar el momento de bajar las revoluciones de tu día a día.

Hacer más no significa ser más productivo.

Algo que me encanta de la maternidad es cómo facilita ordenar las prioridades. Quizás no te hayas dado cuenta aún, pero tú ya estás en esto. Reducir el estrés es imprescindible para mejorar tu fertilidad y tarde o temprano tendrás que hacerlo si pretendes tener un bebé.

Tranquila, quizás no haga falta que cambies de trabajo, puede bastar con acordarte de hacer respiraciones conscientes a lo largo del día durante 3 minutos cada vez.

 

3 · Incluye la Medicina China en tu vida

Hay algo que me parece genial de la acupuntura y es que mientras puede que vaya dirigida, por ejemplo, a tratar tus órganos reproductores, siempre-siempre tiene un efecto relajante y reductor de la sensación de estrés.

Ciertos puntos ayudarán a mejorar la circulación de la sangre que va hacia tu útero y ovarios; otros pueden ayudarte a mejorar la absorción de los nutrientes de los alimentos que ingieres; otros colaboran con el equilibrio hormonal y la reducción del estrés.

La fitoterapia china es otra de las herramientas que uso en mis tratamientos de fertilidad tanto para nutrir el Jing y la sangre como para mover cualquier posible estancamiento.

A través de un tratamiento continuado de acupuntura y fitoterapia china pueden mejorar diversas funciones corporales que faciliten la generación y preservación de tu Jing, otras que cuiden de tu equilibrio hormonal y juntas sirvan de apoyo al viaje fascinante de tus óvulos hacia una ovulación saludable.

 

¿Te gustaría invertir los próximos 90 días en dar un vuelco a tu fertilidad?
 

Puede que te sientas un poco perdida sin saber muy bien por dónde empezar a mejorar tu fertilidad. Descansar más y llevar una alimentación más saludable son los primeros pasos pero sin duda es beneficioso hacer un diagnóstico energético para evaluar que no estés teniendo algún tipo de desequilibrio energético en tus órganos.
 

No lo dudes, la Medicina China puede ayudarte en tu camino. Contacta conmigo y prepárate para tu próximo embarazo desde hoy mismo.