10 soluciones probadas y sencillas para desbloquear tu Qi de Hígado y decirle adiós al síndrome premenstrual

sindrome premenstrual

 

El síndrome premenstrual, ese San Benito que llevamos cargando las mujeres desde hace demasiado tiempo.
Lo peor es que es verdad, existe como tal y la mayoría de las veces consigue sacar lo peor de nosotras.
¿La buena notícia? No es obligatorio. Es más, el 99,9% de las mujeres que pasan por mi consulta dejan de padecerlo en los primeros meses (si no semanas) de tratamiento.

 
¿Quieres saber cómo lo consiguen? ¡Ahora mismo te lo cuento!

El síndrome premenstrual engloba toda una serie de síntomas que pueden diferir de una mujer a otra e incluso de un ciclo a otro.


Puede incluir síntomas físicos como tensión y sensibilidad mamaria, cansancio, acné, hinchazón y dolor del bajo vientre, dolor de cabeza, diarrea o estreñimiento, nauseas y vómitos o síntomas emocionales como irritabilidad, malhumor y/o hipersensibilidad emocional (o lo que viene a ser llorar hasta leyendo la sección deportes del diario del metro).
Desde el diagnóstico energético de la Medicina China el síndrome premenstrual se caracteriza principalmente por el estancamiento de la energía del Hígado, es decir: el Hígado es incapaz de hacer fluir el Qi de manera armónica por el cuerpo.


¿Qué tiene que ver el Hígado con la regla? Pues mucho, ya que en Medicina China el sistema hepático es el responsable de equilibrar tus hormonas y regularizar tu ciclo menstrual.

Te lo explico con un poco más de detalle.

El hígado es el órgano que controla el flujo de Qi alrededor del cuerpo. Cuando el hígado se estresa las hormonas se desequilibran.
Los trastornos de la energía del Hígado son el resultado del estrés emocional o físico, como podría ser un exceso de trabajo, la falta de descanso, una mala alimentación, o la exposición a sustancias tóxicas bien sean ambientales o a través de los alimentos y productos de cosmética.
Cuando el Hígado está sometido a tanta tensión, su desequilibrio impacta sobre todos los sistemas del organismo, especialmente sobre el sistema nervioso, la digestión y el aparato reproductor.
De la misma manera, cuando estás enfadada o reprimiendo emociones el flujo del Qi también se estanca. No es que sentir el enfado sea enfermizo, pero la manera en cómo lo expresamos suele serlo.

Al enfadarte o estresarte, si la bola se hace cada vez más grande y no encuentras la manera saludable de expresarte y soltar, lo más fácil es que toda esa energía vaya hacia dentro y afecte a tu salud.
Esta tendencia a la larga te puede hacer más vulnerable a sentirte irritable, enfadada o muy vulnerable al estrés.
¿Qué puedes hacer para armonizar tu Qi de Hígado?

Piensa por un momento: ¿Qué te hace sentir bien?.

De manera más o menos consciente, todos tenemos ese as en la manga que nos hace sentir mejor cuando tenemos un día de perros.

A algunas personas les ayuda limpiar la casa exhaustivamente o echarse unas risas con una buena amiga, darlo todo en una clase de zumba, salir a caminar…
Y es que de eso se trata: de hacer que la energía fluya a través de la respiración y el movimiento.

A continuación comparto contigo algunas de las mejores maneras para desbloquear el Qi de Hígado.

 

1. Acupuntura.

En serio. No es que quiera venderte la acupuntura como remedio para todo, pero es que realmente es fantástica para bajar revoluciones y calmar la ansiedad. Aunque para algunos la idea de las agujas sea más bien estresante, estarse 20 minutos tumbada en una camilla con unas cuantas agujitas puestas por el cuerpo puede ser el mejor de los ansiolíticos. Algunas personas lo han descrito como abrir la válvula de una olla a presión, y me parece una metáfora muy acertada.

Consejo:Reserva una sesión de acupuntura para cada fase del ciclo y anota en un cuaderno cómo te sientes al acabar la sesión. Observa después tus ciclos y valora el impacto sobre tus síntomas.

 

2. Respirar.

Tomarse un momento de pausa, cerrar los ojos y hacer unas respiraciones conscientes. Lo que para mucha gente representa el tabaco. No obstante, el efecto del tabaco es en el momento relajante pero la adicción y la intoxicación implícita en el acto de fumar genera el efecto contrario y ensucian aún más el hígado. Cero por ciento recomendado. Mucho mejor respirar aire limpio.

Consejo: Observa durante tu día cómo reaccionas en los momentos de nervios o tensión. ¿Contienes la respiración? Si es así, suelta el abdomen y permítete respirar profundamente, llenando de aire los pulmones. Repite este ejercicio cada vez que te encuentres haciendo apneas.

 

3. Ejercicio físico.

Bien sea una sesión de yoga o una clase de ejercicio aeróbico (el que te hace sudar y respirar a tope). Moverte es una excelente manera de poner en circulación la energía estancada. Incorporar la práctica habitual del ejercicio físico puede mejorar tu equilibrio hormonal, emocional y ayudarte a quedarte embarazada más rápido y de manera saludable.

Consejo: vence tus resistencias, elije una actividad física que te inspire y dale prioridad máxima. Si te da pereza no te dejes pensarlo mucho y simplemente hazlo. Este es uno de los grandes consejos que doy en la consulta y funciona súper bien, tanto en hombres como en mujeres.

 

4- Terapia emocional.

La expresión verbal es una manera increíble de desahogarse. No obstante, a veces no tenemos el interlocutor adecuado y el sentimiento de soledad e incomprensión pueden empeorar como nos sentimos. La terapia emocional es una manera de desahogo en un espacio seguro, libre de consejos, juicios o sensación de estar aburriendo al interlocutor. Además, un buen terapeuta te ayudará a ver aspectos que quizás no estabas teniendo en cuenta y te acompañará en la búsqueda de tus propias soluciones a tus problemas. Quizás en algunos momentos salgas removida, pero te ayudará a poner orden y claridad en tus problemas.

Consejo: Si te sientes con las ganas y la necesidad de iniciar una terapia, contacta con varios profesionales y concierta una entrevista. Las primeras suelen ser gratis y te pueden ayudar a ver el enfoque que le pueden dar a tu situación y el feeling que tienes con el terapeuta. Si te sirve de algo, a mi me encantan la gestalt, la terapia sistémica y la integración psicocorporal.

 

5. Masaje

Un buen masaje a tiempo puede hacer maravillas. El contacto humano suele resultar muy agradable y el masaje favorece la relajación. Soltar la tensión acumulada ayuda a que descanses mejor y respires mejor. El diafragma, un gran músculo implicado en la respiración, puede tensarse y dar sensación de opresión y de malas digestiones. Hay un tipo de masaje sobre el diafragma que aplicado a diario te ayuda a ir soltando toda la tensión acumulada con el paso del tiempo sobre este músculo.

Consejo: busca la manera de recibir un masaje por semana, bien sea con un profesional, tu pareja o a través del automasaje. Si te lo haces tú misma, puedes empezar por la frente, las mandíbulas y los brazos.

 

6. Naturaleza

El verde es el color del hígado. Posar los ojos sobre las copas de los árboles o el verde de los prados ayuda a relajar naturalmente el hígado. ¿Quién no ha sentido nunca paz interior al llegar al campo? Este es un mal típico de los ratones de ciudad.

Consejo: busca en tu tiempo libre espacios para pasear por un parque o hacer una escapada a algún lugar con naturaleza. Apaga el móvil y relaja tu vista observando el color verde frente a ti.

 

7. Alimentación saludable.

Este es un clásico y aunque lo pongo en la posición 7, es de los más importantes. La manera en la que comes, lo que comes y cómo lo cocinas tiene mucho que ver con la salud de tu hígado. El estilo de alimentación que más ayuda a tener un Qi de Hígado fluido es la alimentación vegetariana. Esto no significa que tengas que dejar de tomar productos de origen animal, pero sí que te recomiendo que pruebes cómo te sientes si reduces su consumo.

Consejo: Transiciona a una alimentación más limpia, lo máximo posible ecológica, prescinde de los alimentos procesados (todo lo que no se parezca en nada al alimento en su origen) y bebe solo agua.

 

8. Ejercicios de relajación.

Recuerdo ser adolescente y echarme a llorar cada vez que me relajaba. Cuando te aflojas y te relajas permites que salga todo aquello que te pasas el día conteniendo.

Consejo: Dedícate un espacio y un tiempo solo para ti, para relajarte profundamente y deja pasar los pensamientos sin juzgarlos.

 

9. Descansa.

Más concretamente: Duerme. A poder ser más de 8 horas por día. Este es uno de los puntos más difíciles de incorporar. Vivimos hiperconectados, llegamos tarde a casa después de jornadas maratonianas y necesitamos distraernos y compartir con la pareja o la familia. Todo esto suele suceder a costa del tiempo de dormir. Sí, dormir no es una de nuestras prioridades en este país y lo pagamos con nuestra energía vital. El hígado tiene una función especial cuando estamos profundamente dormidos: reparar la sangre. Su momento de mayor eficacia es alrededor de la media noche. Para ese momento deberíamos estar profundamente dormidos, de esta manera facilitamos la depuración de la sangre.

Consejo: Apaga todas las pantallas de la casa a partir de las 20h y cena temprano. Acuéstate no más tarde de las 22h. Si tienes cosas pendientes, madruga. Hazlo durante una semana y observa tu estado durante todos esos días. Puede ser difícil cambiar el bioritmo pero vale la pena.

 

10. Suplementos y fitoterapia tradicional China.

Hay hierbas y productos de suplementación que son fantásticos para drenar toxinas del hígado y favorecer su buen funcionamiento. Las fórmulas de fitoterapia China combinan meticulosamente diferentes sustancias que ayudan a equilibrar cada una de las funciones del Qi y su correcto funcionamiento. He visto verdaderas maravillas con algunas de estas fórmulas y las uso a menudo cuando veo historias de intoxicación. Los resultados suelen ser inmediatos.

Consejo: Si ya estás llevando a cabo todos los puntos anteriores y crees que necesitas un empujón extra, consulta con un profesional de la Medicina China para que encuentre la fórmula o el suplemento que mejor se ajusta a tus necesidades.

Conclusión: Cuando se está buscando un embarazo el Síndrome Premenstrual puede hacertelo pasar muy, muy mal, ya que algunos de sus síntomas se pueden confundir con los del embarazo.
Si estás en esta situación te recomiendo que hagas revisión de tu alimentación, estado físico y emocional y pongas en práctica los recursos que he compartido.

Empezar un embarazo con el Qi de Hígado estancado es un pase VIP para un montón de desequilibrios posibles durante el embarazo. El momento de remediarlo es antes de estar embarazada.

 

¿Te gustaría saber qué más podrías hacer para tu caso concreto? Reserva ya tu primera visita y veremos cómo devolverle el equilibrio a tus órganos lo antes posible.

Ponte en contacto conmigo llamando al 690261633 o escríbeme un email a hola@sarabanal.com

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo con tus amigos a través de facebook o envíaselo a quien creas que pueda serle de ayuda.