Ejercicio durante el embarazo: El cómo y el por qué

yoga.jpg

 

Desde que sabes que estás embarazada cada gesto es un interrogante. Pintarme las uñas ¿sí o no?, teñirme el pelo ¿puedo? y ¿hacer ejercicio?

Por lo que respecta al ejercicio físico, he compilado las respuestas a las tres preguntas más frecuentes que recibo sobre este tema. El tema del pintauñas y el tinte lo dejaré para otro momento ;)

¡Vamos allá!

 

¿Se puede hacer ejercicio físico durante el embarazo?

El embarazo es un momento saludable en la vida de la mujer y, como tal, se beneficia de la actividad física, aunque es importante que ésta se adapte a las nuevas necesidades corporales. Si bien es importante mantener la precaución durante el embarazo, no es necesario ni recomendado parar absolutamente la actividad física, a menos que haya riesgo de pérdida o por expresa recomendación médica. La mujer que haya realizado ejercicio físico con anterioridad se beneficiará de él también durante el embarazo, y la que no haya practicado mucho durante los últimos años tendrá una excelente razón para alejarse de la vida sedentaria.

 

¿Qué aporta el ejercicio físico durante el embarazo?

Durante el embarazo se producen numerosos cambios en la estructura corporal y emocional de la mujer, y el ejercicio puede ser un gran amortiguador de estos, ayudando a aliviar las molestias que pueden generar como son la ansiedad y el insomnio, dolores musculares y articulares etc. Ganar resistencia física, elasticidad, fuerza en las extremidades, conciencia corporal y capacidad de relajación puede ser de mucha utilidad también en el parto y para la recuperación durante el postparto además de un gran preparativo para la nueva vida como madre.

 

Desde que la mujer queda embarazada, aparece una necesidad de interiorización importante, a menudo acompañada de sensación de despiste y dificultad en fijar la atención en aspectos del exterior. Algunas actividades como el yoga o pilates ayudarán a que se dé esta interiorización y facilitarán la conexión madre-bebé y también ayudarán a ganar conciencia corporal, lo cual será de gran utilidad en el momento del parto.

 

¿Qué tipo de actividad física se recomienda?

En general, se recomienda evitar los ejercicios que obliguen a hacer fuerza con el abdomen, las torsiones, los deportes de impacto y la actividad física intensa.

Existen diferentes objetivos por los que, durante el embarazo, el cuerpo dirige grandes esfuerzos en relajar la musculatura y, es por esta razón que el ejercicio físico durante la gestación debería ser amable con el cuerpo y no tratar de tensar o muscular, si no más bien acompañar las funciones orgánicas y dar amplitud articular, mantener el tono muscular y ayudar a ganar elasticidad para facilitar las nuevas necesidades así como prepararse para el parto. La realización de estiramientos y relajación profunda será de gran utilidad y puede ayudar a aliviar muchas de las molestias que puedan ir surgiendo a lo largo de la gestación.

 

Por lo general se recomienda una práctica de actividad física regular, con una frecuencia de 2 o 3 veces por semana, siendo el yoga y la natación las actividades más recurrentes entre las mujeres embarazadas.

Si eliges el yoga, te recomiendo que vayas a alguna clase dirigida a mujeres embarazadas. A menudo en los centros de yoga se rechaza a las mujeres embarazadas durante el primer trimestre, sobretodo si nunca antes han practicado. Si esto te pasa, no te quedes sin hacer nada, busca nadar, hacer aquagim o alguna tabla de estiramientos suaves y adaptados a tus nuevas necesidades.

 

 

 

Embarazo - crianzaSara Banal