Cómo recuperarte después de un aborto

IMG_1124.JPG

Pasar por un aborto no es nada fácil. A menudo, la dificultad más visible es la emocional, donde se mezclan sentimientos de dolor, frustración, culpabilidad y un vacío tremendo.

Sin embargo, hay algunos aspectos importantes a tener en cuenta desde el punto de la Medicina China en el caso de la recuperación post-aborto y es que es un evento que altera el cuerpo en términos de pérdida de sangre y energía.

Es por esto que te recomiendo que te des el tiempo de recuperarte como si se tratase de un postparto.

 

Cuidar de la alimentación y llevar un estilo de vida amable con el cuerpo tras un aborto son buenas maneras de ayudar a restaurar la energía y la sangre para preparar el cuerpo para otro embarazo. Sin embargo, puedes hacer más para tratar de prevenir que esto vuelva a suceder.

Desde la Medicina Tradicional China hay dos pasos fundamentales a tener en cuenta después de una pérdida gestacional.

 El primero es que hay que asegurarse que el útero ha quedado limpio y recuperado tras el embarazo. Para ello, tenemos tanto la acupuntura como la fitoterapia, que facilitan que el meridiano Chong Mai lleve acabo correctamente su función de regulación del flujo sanguíneo hacia el útero.

También se puede favorecer el flujo sanguíneo del útero a través de algunos alimentos como la canela, la pimienta negra o el cardamomo.

 

Una vez el útero está limpio, el segundo paso consiste en facilitar la recuperación de la energía y la sangre, a través de un tratamiento a base de acupuntura, fitoterapia, pautas de alimentación y el descanso suficiente.

La acupuntura no sólo irá dirigida a los órganos que facilitan la generación de energía y sangre si no que también puede ayudar con la parte emocional del aborto ayudando a aliviar la ansiedad o el duelo.

La alimentación es muy importante para promover la recuperación en este periodo por lo que te recomiendo que elijas con conciencia los alimentos que vas a consumir, poniendo énfasis en aquellos que promueven la producción de energía y sangre.

 

Los alimentos que tonifican el Qi incluyen los cereales integrales como la avena o el arroz; las raíces y verduras redondas como las patatas, el boniato, la chirivía o la calabaza, las setas como el shitake y especias como la albahaca, la canela, clavo, hinojo, fenogreco, nuez moscada, romero, y tomillo. 

Los alimentos que reconstruyen la sangre incluyen maiz, arroz dulce, boniato, las verduras de hoja verde, el aguacate, los dátiles, legumbres rojas, semillas de sésamo, huevos, y alimentos ricos en hierro como la carne roja, a poder ser ecológica.

También es importante poner atención en los métodos de cocción: Los alimentos cocinados son más nutritivos y más amables con el sistema digestivo. Los caldos y los platos de cuchara en general se consideran muy nutritivos para este periodo de la mujer.

También se pueden tener en cuenta algunas particularidades en función de la constitución de la mujer. 

En el caso de una mujer con insuficiencia de yin constitucional recomiendo eliminar los alimentos estimulantes como el café, alcohol, azúcar y especias picantes así como favorecer alimentos que nutran el yin como las legumbres, el tofu, la leche de coco, el pescado, la ternera, los huevos y frutas como manzana, aguacate, y pera.

Si la mujer tiene una insuficiencia de yang subyacente es recomendable que evite las bebidas frías y los zumos y licuados, los alimentos crudos como las ensaladas y que las remplace por alternativas cocidas o más calientes como arroz, o ensaladas de patata (durante los meses de calor). Los alimentos que tonifican el yang incluyen el puerro, el rábano, la calabaza, las castañas, el arroz, la semillas de hinojo, las hojas de laurel, la pimienta negra, la cayena, ajo, cebolla, jengibre, trucha, anchoas, cordero y vinagre, y sobretodo los métodos de cocción serían el horneado y las cocciones largas.

En ambos casos puede ser de gran ayuda tomar miel y algún complejo vitamínico, en especial vitaminas del grupo B o los suplementos prenatales.

 

La Puerta de Vida

    En la Medicina China hay un área del cuerpo conocida como Ming Men, que se traduce como "Puerta de Vida". Esta área se localiza en el vientre, 5 de dos por debajo del ombligo y está relacionada con las funciones de reproducción, sexualidad, crecimiento y envejecimiento.

    Al ser una "puerta" puede abrirse y cerrarse. El embarazo requiere que haya un buen cierre en esta puerta para que sostenga correctamente al bebé, no obstante para dar a luz es necesario que se abra y la recuperación postparto se centra en volver a cerrarla.

    Si consideramos que con la pérdida de un embarazo se abre la Puerta de Vida o incluso que se puede llegar a abortar precisamente porque no hay un buen cierre, el tratamiento de cierre de esta área es imprescindible para la recuperación y la mejora de la fertilidad.

    Por otro lado, una recuperación incompleta tras un aborto o tras el postparto podría llevar a problemas de salud crónicos y debilidad general que pueda dificultar conseguir otro embarazo o llevarlo a término.

     

    Cómo se cierra la Puerta de Vida 

    Los dos factores básicos que permiten un buen cierre del Ming Men son el descanso y el calor.

    El descanso suficiente consiste no solo en respetar las necesidades naturales de descanso, yendo a dormir temprano y evitando madrugar, si no también procurando incluir algunas siestas a lo largo del día. 

     

    Calentamiento del centro del cuerpo.

    La mejor manera que tiene la Medicina China para aplicar este tratamiento de calor es a través de la combusitón de moxa en el punto 4 del meridiano Ren Mai, que se sitúa 5 dedos por debajo del ombligo.

    * IMPORTANTE: La moxa se puede llevar a cabo siempre que no haya ningún indicio de infección, como podría ser la presencia de fiebre o el flujo maloliente.

     

    APLICACIÓN DE MOXA EN CASA

    Materiales necesarios

    – Un bote de tamaño mediano de cristal y con tapa.

    – Arroz crudo

    – Una vela y cerillas o un mechero

    – Un puro de moxa

     

    Instrucciones

    – Llenar el bote de cristal con arroz hasta la mitad de su capacidad.

    – Encender la vela y utilizar la llama para encender el puro de moxa. Debe quedar prendido hasta el perímetro para asegurarnos que la combustión sea correcta y que no se nos apague.

    – Acercar el cigarro a la piel hasta que podamos sentir el calor que nos transmite. Mantenerlo a 4 dedos del ombligo, tanto en el centro como en el área por encima de los ovarios,  sin que llegue a quemar pero generando una aplicación de calor constante.

    – Retirar la ceniza antes de que caiga rascando el puro contra los bordes del bote de cristal, de manera que caiga dentro.

    – Aplicar de esta manera por 20 minutos diariamente. Si estás en tratamiento FIV la aplicación debe hacerse 2 veces al día, mañana y noche hasta el día de la transferencia. Después de la transferencia se recomiendo utilizar moxa sin humo.

    – Apagar el puro introduciéndolo en el bote de arroz, de manera que se ahogue.

    – Guardarlo para la próxima aplicación cerrando la tapa. De esta manera evitamos accidentes.

     

    ATENCIÓN: Los puros de moxa no son un juguete y no siempre es evidente que están encendidos. Mantener siempre lejos del alcance de los niños. Te recomiendo que utilices las técnicas de medicina tradicional china sólo por prescripción de un terapeuta en medicina tradicional china.

     

    Desde mi consulta puedo ayudarte a recuperarte de la pérdida de un embarazo, restaurar tu salud y que consigas un embarazo saludable. Ponte en contacto conmigo y hablamos de tu caso en concreto.