La importancia de una digestión saludable para tu fertilidad

digestion fertilidad

Creo que ha llegado el momento de hablar del Bazo.

El bazo es un gran desconocido en occidente, pero para la Medicina China es un órgano im-por-tantíiiisimo. Es uno de los principales implicados en el proceso de la digestión. De hecho, la traducción del chino se suele hacer como Bazo pero en realidad su esfera funcional incluye también al páncreas, aunque a nivel occidental sobretodo hablaremos de síntomas de absorción o malabsorción intestinal. Un lío, ya lo sé, intentaré hacerlo sencillo simplemente refiriéndome a este sistema como "digestivo".

Tu sistema digestivo es la puerta de entrada de todos los nutrientes de tu cuerpo. Si quieres tener un cuerpo saludable y fuerte es vital no solo que tengas una digestión eficaz si no también que tu alimentación sea la idónea para tus necesidades fisiológicas.

Y ¿qué necesidades son esas en el caso de la pareja que busca concebir? Sobretodo es mantener el sistema digestivo con salud para que el producto de la digestión sea una sangre bien nutrida, no intoxicarse con los excesos típicos de la dieta occidental, y tener una salud intestinal óptima que no altere al sistema inmunitario con excesos de inflamación por aquí y por allí.

Para llevar a cabo este tipo de dieta es tan importante lo que hay que comer como lo que no hay que comer. Y no sólo se trata de ingredientes, los estilos de cocción y la preparación de los alimentos es imprescindible para mantener el bazo en buena forma.

Los alimentos que más ayudan a la salud del bazo son los de temporada y los menos manipulados por el hombre (todo lo que no esté ni refinado ni procesado). Es decir, lo que nos da la tierra en el formato más cercano al original.

Cuando el bazo no puede funcionar de la manera correcta, aquello que tenía que transformar en energía o sangre se queda a medio camino y no cumple con sus funciones. A este producto lo llamamos humedad. La humedad puede dar todo tipo de síntomas en el cuerpo, entre ellos pesadez, dificultad digestiva, cansancio, quistes, retención de líquidos, cabeza turbia o dificultad para pensar con claridad... Y el problema de la humedad a menudo recae en que cuando está presente es fácil que haya una carencia de la propia energía y la sangre que tendrían que haberse producido en su lugar.

Algunos alimentos se los conoce por ser productores de humedad, es decir, son muy difíciles de transformar por el bazo y cuando lo intenta se desgasta su energía. Quizás el primer día no te haga daño, el segundo un poco más pero la tercera vez ya comience a dificultarse la transformación.

Como el bazo depende directamente de aquello que comemos y dado que hay alimentos que son productores de humedad, para mejorar la energía del bazo (y la digestión) será muy importante el tipo de alimentos que compongan nuestra dieta.

Si quieres mantener tu digestión saludable te recomiendo que evites los siguientes tipos de alimentos:

- El azúcar (refinado y moreno) y los edulcorantes (sacarina etc). Sí se pueden incluir la estevia o el ágave aunque siempre en pequeñas cantidades.

- Los alimentos procesados: todo aquello que esté muy lejos de su forma original, o que no se pueda deducir su origen a simple vista (por ejemplo un frankfurt).

- El alcohol y las bebidas con gas. El alcohol es un fermento y su efecto sobre el organismo es el característico de la insuficiencia de bazo con presencia de humedad (entre otros). Por otra parte, las bebidas con gas además de que suelen llevar cantidades descomunales de azúcares añadidos, generan una acumulación de gas en el interior de las vísceras que no facilita en absoluto la digestión.

- Los lácteos (leche, mantequilla, yogur, quesos...) Dentro de los alimentos que cabría moderar es el consumo de lácteos, si bien no todas las personas necesitan eliminarlos de manera total de su dieta. No obstante, si estás padeciendo por una insuficiencia de la energía de bazo o tienes signos de humedad patológica en tu cuerpo (como malas digestiones, pesadez, sobrepeso etc) te recomiendo que los elimines de tu alimentación durante un tiempo. Si estás en un momento en el que vas a consumir productos lácteos te recomiendo encarecidamente que no los mezcles con los demás productos que generan humedad (azúcar, grasas etc como por ejemplo en el caso de la nutella, que lo lleva todo), y que ecológico, de cabra u oveja.

- Las grasas saturadas. Tanto las de origen animal como las que vienen incluidas en otros productos como en el caso de la grasa de palma, que está en todas partes. Esto es algo bastante lamentable, pues no solo el uso indiscriminado de la grasa de palma contribuye a la desforestación si no que además resulta tóxica para el organismo y se encuentra especialmente en la alimentación infantil.

- El trigo, las levaduras químicas y el glúten. Tu sistema digestivo te agradecerá que reduzcas el consumo de pan y productos hechos a base de harinas y levaduras (pizza, bollería etc). Las levaduras químicas alteran nuestra flora intestinal, nos inflan la barriga como un globo y generan humedad. Además, normalmente no la tomamos a palo seco, suele venir en forma de bollo, donde se incluye la harina, y demasiado a menudo azúcar, lácteos etc.

El pan en si mismo no tiene que ser un problema si es de una harina que no sea el trigo de siempre, si es integral y hecho a base de masa madre. Este tipo de fermento es beneficioso para nuestra flora y como producto es mucho mejor que cualquier galletita. Ahora bien, pocas veces tenemos la garantía de que el pan que compramos anunciándose que está hecho con masa madre no lleve ningún porcentaje de levadura química. Si tienes síntomas de insuficiencia de la energía de bazo o de humedad, verás un antes y un después si incluyes esta restricción en tu dieta.

Ahora bien, si eres de esas personas que se sienten cansadas, con síntomas de pesadez y el abdomen como una pelota a la mínima, lo que te recomiendo sí o sí es que pruebes a dejar el gluten durante una temporada. La intolerancia al gluten está estrechamente relacionada con alteraciones del sistema inmunitario y de la mucosa intestinal, y uno de los síntomas prinicipales es la infertilidad (puede ser por anovulación, anticuerpos antitiroideos, síndrome del ovario poliquístico, fallos de implantación...)

- Alimentos crudos, fríos o con hielo. La digestión necesita de un carburante al que llamamos Yang de Bazo. Este Yang es una energía caliente, la que participa en la transformación de los alimentos y la absorción de los mismos en los intestinos. Sin esta energía la digestión se paraliza... o se paraliza el resto de tu cuerpo cada vez que necesitas digerir. Su insuficiencia da los típicos síntomas de frío o somnolencia después de las comidas, vientre hinchado como un globo o cualquier otro síntoma propio de la insuficiencia de bazo y la producción de humedad, ya que sin esta energía la digestión no puede funcionar correctamente. Cuando incluimos en la dieta alimentos crudos, fríos o con hielo estamos dificultado nuestra digestión. En el caso de estar en un momento de frío corporal, durante el invierno o cuando tu estado energético es de insuficiencia de Yang, tu organismo va a tener que emplear tu propio calor, el que no te sobra, en intentar digerir. Conclusión: algo saldrá mal. La digestión puede empezar a ser más complicada, apareciendo intolerancias alimentarias, el sistema inmunológico puede empezar a sufrir de trastornos como alergias o rinitis, y a la larga podría aparecer otras desarmonías en tu salud, incluida la infertilidad.

Por esta razón mi ley de oro: no tomes ensaladas si no llevas sandalias (entendiendo que sólo las llevas cuando realmente no es necesario calentar tu cuerpo con tu propia energía interior, ya que el calor exterior es suficiente). Si no necesitas refrescarte no tomes alimentos que son propios de los momentos de calor. Y por lo que se refiere a la fruta, si no tienes síntomas de insuficiencia de Yang y estás en invierno toma sólo fruta que sea local y de temporada y mucho mejor sólo tomarla en horas de sol y siempre que no tengas frío.

 

Puede parecer complicado, pero te prometo que con un poco de práctica le coges el truco. He visto verdaderos milagros cumpliendo estas normas.

Lo sé, es una lista larga pero no es infinita y hay mucha vida más allá de los alimentos que debilitan el bazo. No obstante, es posible que hayas observado que la dieta media española está repleta de la mayoría de los productos que cabe restringir por lo que la transición a esta nueva manera de alimentarse puede no ser tan fácil como coser y cantar.

 

¿Te gustaría saber con más detalle cómo se encuentra tu energía digestiva y si tus problemas ?

Pues lo tienes fácil, pide una primera visita con nosotros y no solo haremos una evaluación del estado de tus órganos sino que también te explicaremos qué pautas necesitas seguir para devolver el equilibrio a tu cuerpo y acercarte a ese embarazo que tanto deseas.

Pide más información haciendo click aquí.

Sara Banal