La sombra del miedo durante el primer trimestre de embarazo

miedoalaperdida.jpg
 

Lo que siempre has imaginado, el summum de la felicidad en forma de dos rayitas en un test de embarazo, puede acabar siendo diferente a lo que esperabas. Y es que detrás de tanta emoción al conseguir quedarte embarazada suele haber una cantidad proporcional de miedo, sobretodo si el camino hasta el positivo ha sido largo y costoso.

Las experiencias que vamos transitando a lo largo de la vida van moldeando nuestra percepción de los futuros acontecimientos. Las dificultades para concebir, los mensajes negativos por parte de los profesionales de la reproducción, los abortos y las pérdidas... todos ellos se mezclan en tu subconsciente y con facilidad aparecen en forma de proyección como si fuera una película de terror. Si antes te acompañaba la fantasía fantasmagórica de no concebir en tu vida, ahora facilmente aparecerá el miedo real a perder un hijo.

En nuestra consulta acompañamos a muchas mujeres que viven en primera persona los estragos de la infertilidad, y es de lo más habitual que vivan con miedos y mucha contención las primeras semanas. Si hay náuseas les preocupará no estar suficiente bien nutridas, si no las hay quizás se pregunten si es normal no sentir nada. Otras irán con cada mínima sensación al baño, para asegurarse que no es sangre lo que sale de sus cuerpos tal y como puede que hayan vivido en otras ocasiones. Incluso en ocasiones he visto a las parejas, generalmente hombres, estar traumatizados y muy tensos durante los primeros meses, de manera que el primer trimestre se convierte en una agonía lenta hasta la próxima ecografía.

Hay mil razones para tener síntomas exagerados y que se puedan dejar de tener en cuestión de dos días, como una gastroenteritis, o un cambio en la dieta, por ejemplo.

¿Hay algo más que puedas hacer para que este periodo sea más llevable?

¡Por supuesto!

Para empezar te recomendaría que busques siempre el acompañamiento profesional médico que pertoque a tu situación, para que puedas llevar un control de tu embarazo a través de las pruebas pertinentes. Esto es básico, pero me imagino que esta parte ya la debes tener cubierta.

El siguiente paso para controlar los miedos es darles validez.

Sí, es real, te ha costado mucho esfuerzo conseguir un embarazo y ahora que lo tienes da miedo perderlo. Ese miedo está ahí pero, ¿sabes qué? forma parte de la vida y sobretodo, forma parte de la maternidad.

Una vez descubres que dentro de ti habita un pequeño ser, ya no estás sola en este mundo. Hay alguien que depende de ti, que sus necesidades queden cubiertas pasa a ser una de tus responsabilidades, y tomar conciencia de esto a veces puede hacerse una montaña, sobretodo si te cuesta confiar en tu cuerpo.

En el acompañamiento que ofrecemos previo al embarazo, tratamos que las mujeres tomen conciencia de su cuerpo y sus pensamientos, que conecten con sus necesidades, que escuchen qué les hace bien y qué les hace mal.

Cuando descubres lo bien que responde tu cuerpo al darle lo que necesita es más fácil confiar en que esta vez la vida está de tu lado y podrás ser madre.

Otras maneras de controlar estos pensamientos automáticos que asaltan en nuestro día a día es buscar espacios que te faciliten llegar a un estado de relajación profunda, y una vez ahí, repetir ciertas afirmaciones que te ayuden a reforzar la confianza en tu cuerpo y en la supervivencia de tu bebé.

Para ayudar en estas situaciones a mis pacientes, he creado un cuaderno de ejercicios para el cuidado emocional durante los procesos de fertilidad. Este cuaderno reune 20 ejercicios pensados para que puedas conseguir el estado anímico de serenidad que tan necesario es durante la búsqueda como durante el embarazo en sí mismo.

Las chicas que ya lo tienen me cuentan en la consulta que les ayuda a dormir mejor, controlar los nervios en cada una de las fases del proceso de un fiv, relacionarse mejor con su pareja y confiar más en su capacidad como mujer para concebir y gestar.

Si te encuentras en esta tesitura y estás sufriendo por culpa de la infertilidad, te animo a que des el paso y busques las herramientas que te ayuden. Te prometo que hay luz al final del túnel.

 

¿Quieres una copia del cuaderno? Ponte en contacto conmigo y te contaré cómo conseguirlo :)