¿Por qué no ha funcionado el FIV?

hope.jpg

Si acabas de pasar por un ciclo de Fiv que parecía ideal y sin embargo no ha funcionado es probable que tengas un mar de dudas en tu cabeza, sobretodo si el equipo médico no te ha podido dar una respuesta clara. Y la verdad es que yo tampoco te la puedo dar.

Las razones por las cuales un Fiv puede no funcionar son múltiples y en cualquier caso siempre se tiene que tener en cuenta los factores personales y de la pareja, el desarrollo de los embriones etc.

Desde nuestra experiencia ayudando a cientos de mujeres a conseguir un embarazo, muchas de ellas a través de técnicas de reproducción asistida es que una preparación previa puede marcar la diferencia. De la misma manera que no te echarías a correr una maratón sin antes haberte entrenado y haberte alimentado a conciencia para rendir al máximo, también hay diferentes prácticas que llevar a cabo antes de conseguir un embarazo, para mejorar en lo posible la respuesta de tus órganos y favorecer al máximo la concepción y gestación de tu futuro bebé.

Quizás te preguntes también por qué no te han hablado nunca sobre esto en la clínica de reproducción y la realidad es que yo también espero que algún día se empiece a incluir en los tratamientos de reproducción una preparación previa para aumentar las tasas de éxito y de paso mejorar la salud de todas las futuras familias que pasen por sus salas. En cualquier caso, la prevención y el matenimiento de la salud es uno de los brazos fuertes de la Medicina China, y es por esa razón que se ha convertido en un referente en el acompañamiento en reproducción asistida y en la mejora de la fertilidad.

¿Cómo prepararse para un ciclo fiv?

Cuando una mujer o una pareja viene a nuestra consulta le recomendamos encarecidamente que, de ser posible, se preparen durante tres meses antes de entrar en la clínica de reproducción asistida. ¿Por qué? Pues porque ese es el tiempo que tarda un folículo en madurar, de manera que si mejoras tu salud reproductiva durante ese periodo vital de tus óvulos, aumenta las probabilidades de responder mejor a la medicación que se te administre o incluso puede que te sorprendas con un embarazo natural (nos pasa con frecuencia! Tienes varias de estas historias en nuestros testimonios).

En un ciclo de fecundación in vitro se medica a la mujer para que los ovarios recluten más folículos de los habituales y maduren más óvulos. Esa medicación trabajará con lo que esté disponible en ese momento. No mejorará la calidad de tus óvulos, ni la salud de tus ovarios, algo muy importante en referencia a cuántos folículos podrás reclutar.

Si tus ovarios no están en optimas condiciones, bien nutridos, con una buena macro y micro circulación sanguínea, con un buen equilibrio hormonal etc, la cantidad de folículos y la calidad de estos estará muy lejos de sus posibilidades máximas.

Por lo que la tendencia es que cuanto mejor estén tus órganos reproductivos y tu salud general antes de un ciclo fiv, mejor será la respuesta que tu organismo dará ante la medicación y mejor será el resultado. Y esto no es algo exclusivo de los ovarios, también sucede lo mismo con tu útero. No solo es importante no tener pólipos o miomas que puedan alterar la implantación y provocar un estado de inflamación crónica que perjudique tu fertilidad, si no que también es importante tener un revestimiento endometrial de calidad.

Y con la fertilidad masculina pasa más de lo mismo. El esperma tarda 90 días en madurar de 0 a 100. Si un hombre con una tasa de fragmentación espermática alta efectúa los cambios necesarios para que todo su organismo deje de dar fallos y optimice su seminograma, el resultado será patente sobre los futuros embriones: dará un mayor número de embriones fecundados, llegarán más a quinto día y sobretodo, se reducirán dramáticamente los abortos del primer trimestre.

Si por lo que fuera no dispones de estos tres meses de preparación, por favor no te hundas en la miseria: todo lo que hagas, absolutamente todo lo que hagas durante los días que tienes antes de cada una de las fases de tu ciclo puede ser relevante para el resultado final. Hemos visto verdaderos milagros en parejas muy comprometidas con su tratamiento a pesar del poco margen de tiempo disponible.

Es por eso que tenemos la convicción que cada nuevo ciclo es una nueva oportunidad para mejorar tu salud reproductiva. Te invitamos a que creas en ti, en vuestra capacidad para reaccionar y hacer los cambios necesarios y en vuestras posibilidades para formar una familia, y nos encantaría acompañarte en este camino.