Pizza vegana de espelta con setas, espárragos, tomates confitados y pesto de albahaca y pipas de calabaza

Este fin de semana hemos hecho pizza casera, y es que el fin de semana se presta para amasar y compartir. Al estar siguiendo una dieta vegana (Diego sobretodo, yo me la salto de vez en cuando... ejem!) hemos hecho una de las pizzas sin queso y la verdad es que estaba mejor de lo que esperaba. ¡No dejes de probarla!

Pizza vegana de espelta con setas, espárragos, tomates confitados y pesto de albahaca y pipas de calabaza

 

Para 4 pizzas individuales

 

Para la masa:

· 500g de harina integral de espelta

· 3g de levadura instantanea ecológica

· 40ml de aceite de oliva

· 260-290ml de agua mineral a temperatura ambiente

· 9g de sal marina

 

Para las verduras del topping:

· 3 cebollas tiernas

· 6 espárragos

· 200g de tomates cherries tipo pera

· 150g de setas rossinyol

· 100g de setas portobello o champiñones de botón

· 2 dientes de ajo

· 5 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío

· 1 manojo de albahaca fresca

· 1 cucharadita de zumo de limón

· 2 cucharadas soperas de semillas de calabaza recién tostadas

· 10g de rúcula

· sal

· pimienta negra recién molida

· 150ml de tomate triturado ecológico de bote o passatta.

 

Procedimiento 

Para la masa de pizza:

En un bowl colocar la harina y la levadura instantanea. Mezclar con una cuchara, agregar la sal y seguir mezclando. En un cazo mezclar 260ml de agua mineral y el aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío y agregar poco a poco al harina mientras mezclas con la cuchara. Si hiciera falta, agrega pequeños chorritos de agua mineral hasta conseguir una consistencia suave y no excesivamente pegajosa.

Coger la masa con las manos, espolvorear la superficie de trabajo con un poquito de harina y trabajar la masa como si laváramos ropa en con las manos durante unos 5 minutos. Hacer una forma de bola y cubrir con papel film. Dejar reposar 5-7 minutos y volver a trabajar la masa unos 5 minutos más. Volver a formar una bola uniforme. Rociar el bowl con aceite de oliva, colocar la masa en forma de bola, rociarla con un chorrito de aceite de oliva y distribuyéndolo por toda la masa. Cubrir con papel film y dejarla reposar 1 hora o 1 y 1/2 hora hasta que la masa doble su tamaño. 

Pasado este tiempo coger la masa y cortarla en 4 cuartos. Armar 4 bolas firmes y colocarlas en una placa de horno o una bandeja engrasada con un chorrito de aceite. Cubrir con papel film y dejar levar 1 o 1 y 1/2 hora más.

 

Para las verduras del topping:

Calentar el horno a 220º

En una sartén de fondo grueso colocar 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y llevar a fuego medio. Cortar las cebollas tiernas en juliana o pluma. Agregar a la sartén y rehogar 5-7 minutos a fuego medio. Pasado este tiempo retirar y reservar.  

Cortar los espárragos en tres trozos de unos 3cm cada uno y saltear en la sartén a fuego medio unos 3 minutos con una cucharada de aceite de oliva. Cortar el diente de ajo en láminas y agregar junto con los espárragos. Saltear 2-3 minutos más. Retirar y reservar.

Agregar 1 cucharada de aceite de oliva en la sartén y agregar las setas cortadas en trozos pequeños (láminas o cuartos) y rehogar unos 3-4 minutos o hasta que estén dorados y crujientes.

Cortar los tomates cherry por la mitad longitudinalmente y colocar en la sartén a fuego medio-fuerte con 1 cucharada de aceite de oliva. Saltear por 2 minutos salar y retirar.

 

Salpimentar la salsa de tomate y revolver bien. Reservar.

 

Para el pesto de albahaca y semillas de calabaza:

Lavar las semillas de calabaza debajo del grifo en un colador. Escurrir y tostar a fuego suave en una sartén de fondo grueso sin aceite hasta que comiencen a tostarse e inflarse un poco perro sin quemarse. Retirar y reservar.

Colocar las hojas de albahaca, el ajo, el zumo de limón, la sal, la pimienta y 2 cucharadas de aceite de oliva en la batidora y triturar 30 segundos. Agregar las semillas de calabaza y triturar 5 segundos más. Reservar.

 

Elaboración final de las pizzas:

Coger una bola de masa entre las manos e ir dándole forma de disco con cuidado, procurando que los bordes queden algo mas gordos que el resto de la masa. Cuando tengan 1cm de grosor (depende el gusto de cada uno) terminar por dar forma circular o rectangular y colocar en una fuente de horno espolvoreada con semolina o polenta. 

Repetir esto con cada bola de masa.

 

Colocar 1 o 2 cucharadas soperas de salsa de tomate por encima de cada pizza, desparramar bien procurando no tocar los bordes y llevar a la parte baja del horno, si es posible al suelo del horno. Cocinar unos 3-4 minutos. Retirar un momento y colocar las verduras por encima y volver a colocar en el horno. 

Cocinar 3-4 minutos más o hasta que estén crujientes pero no secas.

Retirar del horno y con una cuchara colocar pequeñas cantidades de pesto de albahaca y unas hojas de rúcula por encima de las pizzas.

Servir inmediatamente.

 

 

Sara Banal