manitas

M.V 33 años - Endometriosis & Baja reserva ovárica

Desde el primer mes que empezamos a buscar quedarnos embarazados comenzó nuestro particular "via crucis": Sangrados entre reglas que jamás antes había tenido, un quiste adherido al ovario, … Pasaban los meses y el embarazo no llegaba. En febrero me encontraron otro nuevo quiste, esta vez con probabilidad de ser cancerígeno, por lo que decidieron operar. Si no eran pocos los impedimentos que encontrábamos por el camino, llegaron los resultados de las pruebas de fertilidad.

Mi reserva ovárica correspondía a una mujer de 45 años (tenía 33) Había que recurrir a un FIV y las probabilidades para quedarme embarazada con mis propios óvulos eran casi nulas. El tratamiento debía empezar cuanto antes.

Yo, que desde que tengo uso de razón, había querido ser madre, de repente me decían que ese sueño era imposible.

El mundo se paralizo para mi.

Era como una pesadilla y no entendía como esto me podía pasar a mi. Pero había que mirar hacia adelante.

Una vez realizada la operación y descartando que el quiste era cancerígeno, decidimos empezar el tratamiento FIV en la siguiente regla. Para calmar mi ansiedad nos recomendaron la acupuntura. Harta de tantos médicos y hospitales decidí acudir a Sara. Y ella cambió mi vida.

Desde la primera visita, mi ansiedad y tristeza fue desapareciendo poco a poco. Soy una persona que necesita tenerlo todo planificado, sin dejar nada al azar (aspectos de una personalidad nada compatibles con un proceso FIV) Pero mientras que los médicos nos decían que lo único que podíamos hacer era esperar a que la ciencia lograra lo que casi era un milagro, Sara puso en mi mano aspectos que favorecían este proceso.

Del "solo puedes esperar" de la ciencia, pase al "tu puedes hacer algo para conseguirlo" de Sara. Y eso, para mí, fue un chute de energía. Cambié radicalmente mi alimentación, comencé a practicar yoga y aprendí a escuchar más a mi cuerpo. Llegó la siguiente regla y con ella el proceso FIV.

"Medicación de caballo" (palabras exactas de mi médico) sin ningún síntoma en mi cuerpo y las buenas noticias empezaron a aflorar poco a poco. Dos óvulos reaccionaron a la medicación, y de ahí  embriones de tan buena calidad que sólo me transfirieron uno. Los médicos estaban tan sorprendidos como nosotros.

A los 15 días de la transferencia llegaron las mejores noticias. ESTABA EMBARAZADA! El destino quiso que recibiera esta noticia 15 min más tarde de salir de una visita en la seguridad social para probar el tratamiento si no saliese bien en la clínica privada. Las palabras del médico no pudieron ser más rotundas: era imposible que con mis resultados pudiera quedarme embarazada con mis propios óvulos.

Pues bien, hoy puedo decir, que nada es imposible si no que debemos tener la posibilidad de luchar por lo que queremos.

Gracias Sara por ayudarnos a conseguir nuestro sueño.

maternando
 

S.V 34 años - FIV

Mi marido y yo llevábamos más de dos años buscando a nuestro bebé. Después de múltiples pruebas, nos detectaron un problema de esterilidad. A mí me diagnosticaron un hidrosalpinx en la trompa izquierda, la cual tuvo que ser extirpada, y un útero septo que requirió una segunda operación. En el caso de mi marido, el diagnóstico fue teratozoespermia severa. Con este cuadro, nos recomendaron un tratamiento de fecundación in vitro.


Realizamos el primer ciclo, con mucha ilusión y con esa creencia que tienen muchas parejas estériles que la ciencia va a ser la solución milagrosa a todos sus problemas. No fue así. Los dos embriones que me transfirieron no consiguieron implantarse y eso nos dejó desamparados. Conseguimos vitrificar un blastocisto de buena calidad pero yo en ese momento no estaba preparada, ni física, ni mentalmente para acogerlo. Rebuscando, encontré varios estudios que relacionaban la práctica de la acupuntura con una mejora de las tasas de éxito en los tratamientos de reproducción asistida.

No lo dudé ni un segundo y tuve la gran suerte de encontrar a Sara.


Desde el primer momento, se mostró empática y esperanzada con nuestro caso. Al ver mi estado físico y mental, decidimos que lo primero era centrarnos en conseguir sentirme mejor, en reequilibrar mi cuerpo antes de focalizarnos demasiado pronto en nuestro siguiente intento de FIV. Me recomendó una serie de hierbas chinas y una dieta sana con el fin de mejorar mi estado físico, todo acompañado de una sesión semanal de acupuntura. Empecé a notar los efectos a las pocas semanas, con mi primera menstruación después de iniciar el tratamiento.


Desde que dejé los anticonceptivos, siempre había tenido reglas muy dolorosas, acompañadas de vómitos y náuseas. Pero esa fue diferente: apenas la noté. Y lo mismo con las siguientes.
Cada semana que pasaba me sentía mejor, más fuerte, más preparada, más tranquila. La dieta me sentaba fenomenal. Y llego el día, 3 meses después de iniciar el tratamiento con Sara, en el que las dos consideramos que estaba preparada para mi pingüinito. Mi útero estaba listo para acogerlo. Me sentí muy diferente a la vez anterior: la betaespera fue más serena, sin sobresaltos ni demasiados nervios. Las sesiones de acupuntura con Sara me ayudaron. Y llego el día del resultado: BETA POSITIVA. Estamos embarazados. Todavía nos cuesta creerlo. Y mi marido y yo estamos plenamente convencidos que Sara ha sido una parte muy importante de este positivo. Estamos convencidos que sin ella, el resultado habría sido distinto.


Todavía nos queda un camino hasta poder conocer a nuestro hijo, pero Sara estará ahí para acompañarnos y ayudarnos a estar serenos para recibir a nuestro pequeño. Nunca podremos darte las gracias lo suficiente por ayudarnos a conseguir nuestro sueño de poder ser padres.

En la vida, te cruzas con gente que marcan tu vida para siempre. Tú has marcado las nuestras.

Gracias de corazón.

 
bostezo

T.M. 37 años - Embarazo Natural

Hace un año y medio me tuvieron que extirpar una trompa y un ovario por un hidrosalpinx y los médicos me metieron el miedo en el cuerpo porque me detectaron baja reserva ovárica y yo les había dicho que quería volver a ser madre.

Antes de la operación ya llevábamos casi un año buscando el bebé pero después tampoco llegaba así que me puse a buscar y encontré que la acupuntura puede tratar problemas de fertilidad.

Contacté con Sara y ella me puso una dieta y un tratamiento con acupuntura y plantas chinas y mi sorpresa llegó en forma de embarazo 3 meses después de iniciar el tratamiento. 

Seguro que la cirugia ha facilitado las cosas pero el bienestar que he sentido después de cada sesión de acupuntura con Sara estoy segura que también.

 

E.G. 36 años - Embarazo y preparación al parto

Sara me ha atendido durante el último trimestre de mi embarazo con un trato exquisito. Al principio fui por el insomnio y como me iba sintiendo tan bien continué yendo y hasta pocos días antes del parto aún me atendía por email ya que habían dudas que los profesionales del hospital no me respondían claramente.

Parecía que me iban a tener que inducir el parto pero con sus recomendaciones acabé poniéndome de parto y dilatando con tanta facilidad que casi nace el bebé en el coche!

Gracias Sara, hemos quedado super contentos y si por cualquier cosa volviera a necesitarlo cuento contigo.

 

carrito

D.S. 40 años - Astenozoospermia severa

Antes de conocer a Sara llevamos un año con mi pareja intentando quedarnos embarazados. Tras realizarnos varias pruebas vimos en el seminograma que tanto el recuento de espermatozoides como la movilidad eran escasas. Tras un tratamiento de fertilidad en otra consulta, la situación empeoro hasta el punto que la movilidad del esperma era del 0%. Afortunadamente la vida me llevo a conocer a Sara la cual, a través de acupuntura y fitoterapia, consiguió en tan solo 5 meses que obtuviese un seminograma con diagnostico de Normospermia. Es decir valores totalmente normales y con una movilidad del 67%. Ahora estamos ya de casi 5 meses de embarazo de una niña que esperamos con mucha ilusión.

No tengo más que palabras de agradecimiento hacia Sara por su profesionalidad, compromiso, dedicación y sobretodo por un trato humano excepcional. Nos esta acompañado durante todo el proceso aportándonos mucha confianza y tranquilidad. Desde aquí os animo a todos aquellos que visitéis esta página web a que le déis un voto de confianza a Sara para cumplir vuestros sueños.

A.M. 34 años - Infertilidad de origen desconocido

Acudí a Sara por un problema de pérdidas de sangre que seguramente me estaban impidiendo quedarme embarazada. Lo primero que hizo fue darme pautas nutricionales más adecuadas, además de trabajar el desequilibrio frío/calor que tenía en mi cuerpo con acupuntura y plantas chinas. Enseguida mis gráficos de temperatura basal se normalizaron, pero mi problema persistía. Sara supo guiarme hacia las terapias adecuadas que me acabarían de ayudar en la sanación de mi cuerpo, y por fin conseguir el embarazo.

Acudí a Sara de nuevo cuando unas semanas antes de parir, me dijeron que la peque venía de nalgas. Unas sesiones de acupuntura y moxibustión con Sara, ayudaron a que la peque se diese la vuelta y que yo pudiera tener un parto natural!

Ahora, con mi niña en mis brazos, puedo decir que Sara fue el punto de partida y una guía en el camino de sanación de mi cuerpo, que siempre estuvo conmigo para aconsejarme y apoyarme.

 

P.V. 38 años - Infertilidad de origen desconocido

Portàvem 3 anys amb ganes de ser pares. Vam mirar si teníem algun problema que ens estigués posant algun impediment, però no se'ns va detectar res ni a la meva parella ni a mi, més enllà de dir-nos que a la meva edat la fertilitat començava a baixar de manera exponencial.

Així doncs, quan vam decidir-nos d'iniciar tres tandes d'inseminació artificial (IA), vaig pensar que algun altre tipus de tractament que ajudés al meu cos de forma natural a augmentar la fertilitat m'aniria bé. D'aquesta manera vaig buscar i vaig conèixer la Sara Banal, gràcies a un article d'una publicació sobre alimentació, i vaig iniciar un tractament d'acupuntura, herbes xineses i alimentació per regular millor les meves temperatures i així augmentar la fertilitat.

Aquest tractament va començar durant la segona IA, la Sara ja em va avisar que el tractament necessitava una mica de temps per ajudar a regular el cos. No em vaig quedar embarassada ni a la segona ni a la tercera IA. Llavors vam decidir fer una FIV, però vam esperar els mesos d'estiu perquè el tractament amb la Sara pogués donar els seus fruits. Les temperatures i la regulació del cicle van millorar. I així va ser com vaig arribar a la FIV, va funcionar a la primera i ara mateix estic embarassada.

Tot i que quan aconsegueixes l'embaràs se t'oblida, el procés és bastant estressant, per això el tracte i acompanyament que em va fer la Sara en tot moment van ser de gran ajuda per a mi.

 
papa bebe
 

D.S. 37 años - Endometriosis & Baja respuesta ovárica

Sara es una de las pocas personas que considero un verdadero encuentro en mi vida. Un angelito, o una brujita como le digo a veces. Fuí a verla tras la recomendación de una amiga y la verdad que mi vida cambio completamente después de esto.

En los últimos 10 años mi camino había sido lleno de giros muy fuertes y estuve sometida a muchos cambios y muchísimo estrés. Tanto que mi cuerpo respondió como pudo, desarrollando una endometriosis. El hecho de tener un quiste ocupando casi todo el ovario izquierdo sumado a mi edad y al hecho de que en los últimos 5 años de relaciones desprotegidas con mi pareja no hemos conseguido el embarazo, hicieron a los médicos recomendarme directamente el FIV. Y rápido.

El primer intento fue muy desmotivador. La estimulación ha sido cancelada en el quinto día, debido a baja respuesta. El pronóstico sonaba muy deprimente: ovodonación o esperar que pase un milagro en la próxima estimulación. No creía en milagros en aquel entonces así que me puse a contemplar con el corazón bastante roto la opción de ovodonación.

Y fue allí cuando llegué a Sara y a sus agujas mágicas. Como un último intento de ver qué tal una técnica alternativa de la que tampoco sabía mucha cosa.

Desde nuestra primera sesión sentí que pasaba algo muy fuerte: mi consciencia y mi cuerpo entero se estaban despertando, poco a poco, de una prolongada pesadilla.

Entendí que no existen etiquetas preestablecidas, que nadie me puede decir si soy válida o no para procrear, para realizar mis sueños o para vivir de una forma u otra. Nada ni nadie decide sobre mi vida ni mis logros o mis fracasos, es completamente mi responsabilidad. Y las grandes victorias empiezan con las cosas muy pequeñas, tan pequeñas que a menudo las he pasado por alto sin querer. Empiezan con una alimentación correcta, con respetar las horas de descanso, con respetarme en cuerpo y en alma! Y otra frase de Sara que me quedo clavada: el ejercicio físico es como la verdura.. ¡Tienes que comerla te guste o no! Y eso hice.

Desde el primer mes de tratamiento con Sara y siguiendo al pie de la letra todos sus consejos, empecé a sentirme otra persona. Tuve la primera regla de mi vida entera sin dolor. No me lo podría creer, lloré de emoción. Le dije a Sara que incluso si mi objetivo principal, que es el de quedarme embarazada, no se cumplía, me declararía bastante feliz con los cambios de mi cuerpo y con el lado luminoso hacia el que mi vida empezaba a girar.

Después de cuatro meses de tratamiento con ella llegó el momento de la segunda estimulación. Ella me veía preparada y yo me sentía bien, aunque aún tenía cierto miedo de creer en milagros.

¡Pero el milagro paso! La respuesta al tratamiento ha sido incomparable con la primera vez. Logré tener 4 blastocistos perfectos, ¡y ahora estoy felizmente embarazada de uno de ellos! ¡en la primera transferencia de un único embrión! Aún no lo podemos creer , ni yo ni mi pareja. Ya hemos hecho la primera ecografia y todo se ve perfecto..

Ojalá siga así, y algo en mí me dice que así sera. Y que pronto vendrá al mundo este chiquitín tan esperado, en cuya vida Sara (a la que planeo mantener siempre cerca) tendrá sin falta una influencia importante, tal como la tuvo para su concepción.

R.G 37 años - Embarazo Natural - Síndrome del ovario poliquístico

Trobar-me amb la Sara va ser una qüestió de casualitats, però mai he estat tan contenta amb el destí i que em portés a la seva consulta. Vaig contactar amb ella per què creia que necessitava ajut per a quedar embarassada (amb una diagnosi de Síndrome de l'Ovari Poliquístic sobre les meves espatlles des de feia molts anys) però essent molt conscient que abans havia de fer molta feina per a què el meu cos pogués trobar l’equilibri que una gestació es mereix: tenia moltíssims problemes digestius (diagnosticat Colon Irritable), problemes d’insomni, migranyes gairebé dia si i dia també, regles doloroses i irregulars, cansament, obstinació, ... i un llarg etcètera.


Al cap de dues sessions d’acupuntura, i gràcies també a la fórmula d’herbes xineses que em va preparar, la meva millora ja era espectacular: digestions perfectes, més energia, fora estrés i obstinacions, adéu al síndrome premenstrual, sons de tota la nit sencera. Amb cada sessió la meva salut anava millorant i més equilibrada i vital em sentia jo. Fins que al cap de gairebé dos mesos de teràpia amb ella vaig quedar embarassada. No m’ho creia! Mai hauria imaginat que em costaria tan poc, i més tenint en compte la meva edat.


Ara, un cop embarassada he decidit no deixar el tractament i continuar amb ella durant tot el procés d’embaràs i de preparació al part, ja que el que m’agrada més de la Sara, a banda dels resultats que ha provocat en mi, es la seva proximitat. Sento com si fos una companya amb qui poder comptar en qualsevol moment al llarg d’aquest camí, per mi desconegut, que m’espera al davant fins a la maternitat.

 

C.P 31 años - Infertilidad de origen desconocido

Mi pareja y yo llevabamos un año y medio buscando un embarazo sin éxito y me encontraba muy desmotivada y triste ya que no sabíamos por qué pero no conseguíamos que me quedara embarazada (el único problema aparente para no poderme quedar embarazada era la "baja concentración" de esperma de mi marido).

Conocer a Sara me ha ayudado a escuchar más a mi cuerpo, a relativizar los problemas y que nuestro estado de ánimo influye en nuestro cuerpo, si no estamos en paz y si no fluyen el resto de funciones corporales todo va ligado y no va a fluir de cara al embarazo.

Tras dos meses de tratamiento con Sara conseguí quedarme embarazada. El tratamiento incluía acupuntura y cambios en mis hábitos de vida, que incluso ahora, embarazada de 31 semanas aún sigo porque me van genial.

Además el trato recibido por parte de Sara lo califico de 10. Siempre se ha mostrado muy empática y comprensiva, y es por esto que ya he recomendado a unas cuantas amigas que estaban en la misma situación que yo.

 

S.S 40 anys - Infertilitat d'origen desconegut

El nostre recorregut ha estat llarg, ara tinc quasi 40 anys, vàrem començar a moure’ns quan jo tenia uns 30 anys aproximadament.

Vàrem recórrer en primer lloc a la sanitat pública, però finalment ens varen recomanar acudir a una clínica especialitzada en tècniques de reproducció assistida.

A la clínica tot va anar més ràpid, després de provar vàries tècniques i després de varis intents, combinat amb una muntanya russa d’emocions, vàrem aconseguir el positiu tant esperat després de 6 anys de lluita. Ara bé, durant l’embaràs varen aparèixer forces dificultats que finalment van acabar amb un part prematur a les 31 setmanes de gestació. Tot i que hem de dir que finalment tot va anar bé.

Després de 4 anys hem decidit repetir, volíem intentar tornar a viure l’experiència de ser pares i donar l’oportunitat a la nostra filla de viure l’experiència també de tenir un/a germà/na. Però aquesta vegada volia anar millor preparada física, psíquica i emocionalment per viure el procés de reproducció assistida i és per això que vaig recórrer a la Sara.

La Sara em va plantejar un qüestionari previ molt ampli de la meva història de salut i a partir d’aquí i després d’una primera visita em va confeccionar un diagnòstic de la meva situació. Ja teníem un punt de partida. La seva proposta era diferent i novedosa per a mi, em va proposar una combinació terapèutica que es centravaen les seves sessions d’acupuntura, un tractament de fitoteràpia, un canvi de dieta, un canvi d’hàbits de vida, més activitat física i una percepció positiva de les coses de la vida. Sobretot molta comprensió, molta escolta i empatia.  La veritat és que vaig notar una millora en la regulació del meu estat físic i emocional en tres o quatre setmanes i més energia vital per encarar el procés.

Després de 6 mesos de tractament amb la Sara em vaig decidir a realitzar una inseminació amb cicle natural i va ser un èxit total.  Així que actualment, tinc quasi 40 anys, 10 anys a l’esquena de reproducció assistida, una filla i estic embarassada de quasi 30 setmanes.  

Aquest no és un camí fàcil, així que envoltar-se de persones que ens acompanyin per a superar els obstacles és de vital importància. Aquest procés viscut amb la Sara m’ha permés posar paraules a una part molt important de la meva vida i per a mi també ha estat un exercici de curació. Gràcies Sara!!!

 

bebe sofa

M. J. 30 años - Embarazo natural y preparto

Cuando decidí que quería quedarme embarazada tenía claro que quería que la búsqueda fuera con conciencia, teniendo conocimiento de los pasos que dábamos. Sabíamos que iniciaríamos la búsqueda en unos meses, así que de un modo muy instintivo contacté con Sara para comentarle nuestra intención, buscando acompañamiento.


Sara me ayudó a tener una percepción global del proceso, de mi cuerpo, de lo que significa el embarazo y la maternidad. En aquella época no habíamos empezado una búsqueda activa, pero sentía miedo a que el proceso se alargara ya que varios médicos me habían dicho que teniendo Síndrome de Ovario Poliquístico podría costarme quedarme embarazada.


Después de la primera sesión empecé a tomarme vitaminas preconceptivas y a hacer acupuntura para lograr una regulación de los ciclos. Sara me recomendó el control de la temperatura basal para conocer mis ciclos y detectar el momento de la ovulación. Conseguí, sobretodo, aprender a escuchar mi cuerpo. El positivo llegó 3 meses después de vernos y prácticamente el primer mes de búsqueda consciente y sus recomendaciones semanales a lo largo del embarazo me han ayudado a prepararme y disfrutar de cada etapa.


Cuando mi embarazo estaba llegando a término, el contacto se intensificó. Durante el preparto estuvimos en constante comunicación lo cual suponía un gran apoyo para mi. De igual modo, respecto al postparto y demás cuestiones sobre crianza, sigo teniendo la seguridad de tener a alguien disponible que me transmite seguridad y confianza.


Gracias a Sara recuperé la confianza en mi propio cuerpo, lo cual descubrí luego que era importantísimo en el proceso de ser madre. Ahora que ya tenemos a nuestro bebé con nosotros nos sigue aportando conocimiento y apoyo en cada paso que vamos dando.
Es genial sentir la disponibilidad, la cercanía y la confianza que te da saber que cuentas con una persona que aparte de ser madre es una gran profesional.

 

A. C. 40 anys - Embaràs Natural

La meva parella i jo vam decidir ser pares quan jo ja m’apropava als 39 anys. Cap dels dos tenia
cap problema de fertilitat aparent, tot i això la meva ginecòloga, per la meva edat, em va
donar sis mesos per quedar-me embarassada de forma natural abans d’iniciar un tractament
de fecundació assistida.

Quan vaig arribar als quaranta anys sense ser mare em vaig començar a preocupar. Em resistia
a passar per una fecundació in vitro i vaig voler provar mètodes naturals. Vaig anar a la
consulta de la Sara sense gaire esperances, pensant que era provable que ja hagués fet tard.

La Sara va ser molt empàtica, vaig veure que confiava en mi i això em va treure bona part de
l’angoixa. Vaig sortir de la seva consulta amb un gran calma i decidida a posar-me a la seves
mans. Tot plegat, resulta que em vaig relaxar tant que el cap de setmana següent em quedava
embarassada! Després vaig continuar veient la Sara durant tot l’embaràs que va ser bo.


Crec que era perfectament capaç de tenir fills però les creences acumulades durant anys feien
que veiés la maternitat com un objectiu difícil d’aconseguir. La tranquil·litat i la seguretat que
em va donar en la Sara van ser claus per a mi. He comprovat que l’acupuntura funciona i la
recomano a tothom que tingui problemes de salut, no només les parelles que vulguin tenir
fills. Més específicament, recomano deixar-se aconsellar per la Sara, que ha demostrat ser una
gran professional.

 

C.C 31 años - Síndrome del Ovario Poliquístico

Llevaba un año y 3 meses buscando mi embarazo con pruebas, análisis, diferentes médicos, clínicas de fertilidad y una inseminación fallida cuando decidí hacer algo más para lograr mi embarazo.

Busqué por internet acupuntura en Barcelona y vi unas cuantas pero cuando vi la web de Sara sentí que era allí donde tenia que ir.

Vi su historia, tiene ovarios poliquisticos ¡como yo! ¿porque no intentarlo?

Fui a verla y desde ese momento me sentí acompañada, comprendida, con esperanzas.

A parte de relajarme con la acupuntura, me hizo una dieta y unas hierbas chinas que regularon mi temperatura basal.


Sara es la persona más dulce que he conocido, te entiende, te ayuda y te empodera, es una pasada!!!

El tratamiento iba haciendo su curso, pasó un mes, dos meses... reconozco que me desesperé en muchos momentos. El tercer mes de ir con Sara me quedé embarazada y ahora estoy de 19 semanas.

Estoy muy agradecida por todo su apoyo y comprensión. Me ha ayudado a relajarme a empoderarme... la dieta y las hierbas... todo ha sido una completa mejora!!!

Ahora que estoy embarazada sigo yendo a acupuntura cada semana, es mi momento de relax y conexión con mi barriguita.

 
baby mat

M.B. 35 años - Preparación al parto

Después de una mala experiencia con el parto de mi primer hijo decidí que en el segundo no me cogería desprevenida y me informé de todas mis opciones. Opté por seguir un tratamiento con medicina china para prepararme para el parto.

Así conocí a Sara, quien me ha ido haciendo acupuntura y respondiendo a mis dudas durante todos estos meses, lo que me ayudó a confiar en mis decisiones y en mi capacidad para parir a mi hijo.

Al final pude tener un parto muy respetado, no me hizo falta ningún tipo de inducción y la verdad es que fue muy muy rápido, y estoy segura de que en parte debe ser gracias a lo relajada que me sentía después de tanta acupuntura.

 

N.B. 24 años - Menstruaciones dolorosas y síndrome premenstrual

Desde que recuerdo siempre he tenido reglas dolorosas, a veces dolían un poco menos pero la mayoría de los meses me quedaba totalmente indispuesta, llegando a vomitar y llorar del dolor.

He llegado a tener que faltar al trabajo por no poder salir de casa tanto malestar.  Una amiga me recomendó probar con la medicina china y así hice, no tenía nada que perder. Sara me hizo acupuntura semanalmente y mientras yo iba tomando el tratamiento de fitoterapia china. Gracias al tratamiento con medicina china he descubierto que no es necesario tener dolor ni malestar premenstrual cuando tienes la regla, que lo que yo pensaba que era normal porque a mi madre también le pasó siempre no es una condena para toda mi vida fértil. Puedo decir que he ganado en calidad de vida.

 

P.L. 35 años - Baja reserva ovárica

Mi pareja tiene realizada una vasectomía, de manera que cuando decidimos que queríamos tener un hijo, sabíamos que el proceso iba a ser diferente y necesariamente debíamos acudir a una clínica de fertilidad; la mala noticia fue descubrir que la vasectomía era el menor de los problemas, detectamos que mi reserva ovárica era muy baja. Aun así, iniciamos el tratamiento de estimulación para intentar una fiv. El resultado fue un único ovocito viable con unas escasas posibilidades de llegar a buen término. La clínica nos recomendó ovodonación pero quisimos que ese fuera el último recurso y, buscando alternativas, encontramos a Sara.

No habíamos tenido contacto previo con la acupuntura ni la fitoterapia china pero confiamos en Sara y llevamos a cabo todas sus recomendaciones, sesiones de acupuntura semanal, fitoterapia, modificaciones en nuestra dieta y sobre todo, no apresurarnos ni intentar acelerar el tratamiento; después de tres meses iniciamos una nueva fase de estimulación en la clínica y el resultado fue fantástico, obtuve siete ovocitos, de los cuales fueron fecundados tres de la mejor calidad, pudimos realizar una fiv y hoy estoy embarazada de 39 semanas de una niña.

He continuado con las sesiones de acupuntura y las recomendaciones de Sara a lo largo de todo mi embarazo, me ha ayudado a resolver dudas y a mitigar molestias propias del embarazo. Sara realiza un acompañamiento cercano y respetuoso de todo el proceso desde una perspectiva complementaria que no aportan las clínicas de fertilidad.

 

J&M 32 años - Infertilidad por anticuerpos antiespermáticos

Descubrí a Sara a través de un blog, en un momento en el que estaba harta de que nadie entendiera nuestra situación, de que todo fueran pruebas con resultados estupendos y "relájate y te quedarás".

Con Sara TODO fué distinto. Para empezar, nos hizo un test a los dos para comprender cuál era nuestro día a día, ritmo de vida, alimentación.. teníamos (y tenemos) mucho trabajo por delante para lograr mejorar nuestra calidad de vida.

Inicié el tratamiento con Medicina China pero con mucha prisa por ser mamá. Llevábamos 3 años intentándolo y, aunque por dentro me lo negara, estaba demasiado ansiosa.

Sara lo sabía y en todo momento estuvo a mi lado, nunca se negó a ayudarme. Me animaba a que no me rindiera, a que siguiera buscando respuestas y no perdiera la esperanza.

Y eso hice.

Busqué sin parar con su ayuda, nos hicimos pruebas más específicas y al fin encontramos la luz al final del túnel.

Nuestra infertilidad es poco corriente (anticuerpos antiespermáticos) y en varias clínicas no está ni reconocida. Pero Sara siempre estaba a nuestro lado, apoyándonos en todo momento.

De nuestro primer FIV-ICSI conseguimos 9 embriones de calidad AA y no dudo de que Sara tuvo mucho que ver en esto.

Si todo va bien, en marzo tendremos a nuestra pequeña Abril con nosotros.

Gracias Sara!!!!!

 

X.R 30 años - Infertilidad por fallos de implantación o abortos de repetición.

Antes de visitar a Sara habíamos hecho 2 FIVs. Para la primera transferencia tuvimos una beta positiva pero muy bajita, fue subiendo poco a poco pero todo acabó con un legrado. En la segunda transferencia obtuvimos una beta muy buena pero fue disminuyendo poco a poco. Así que buscamos más caminos que nos ayudaran para la tercera transferencia. Uno de estos caminos fue la acupuntura/ Medicina China.

Durante el tratamiento con Sara siempre sentí muy buen trato, personal, atento y muy agradable. Seguir sus tratamientos me ha ayudado a mejorar mi estilo de vida como en el caso de la alimentación, pero sobretodo ha supuesto un éxito ya que conseguimos que nuestro positivo se quedará con nosotros.

Ahora estamos a menos de 3 meses de conocer a nuestro pequeño.

Sara ofrece un servicio muy profesional, además, ayuda saber que tienes un apoyo en momentos que pueden ser difíciles.