La importancia de una buena hidratación durante el verano

agua de coco hidratacion

En estos momentos de pleno apogeo estival debemos vigilar con no deshidratarnos, sobretodo en los días de calor intenso y especialmente si los pasamos al aire libre, hacemos ejercicio físico o si tenemos síntomas como fiebre, diarrea o vómitos.

Una buena hidratación nos beneficiará a múltiples niveles ya que es la responsable de la salud cardiovascular, una correcta termo regulación, unos cartílagos y articulaciones saludables, una piel sana, la correcta eliminación de toxinas y un larguísimo etcétera.

Beber agua resulta esencial para la vida ya que es el medio en el que se realizan todas las funciones de nuestros trillones de células. De hecho, tan solo un 1% de deshidratación ya puede provocarnos alteraciones en el humor, la atención y la coordinación. Y no es casualidad, aproximadamente el 80% de nuestra sangre está constituida por agua.

En estos meses de verano es bastante fácil prevenir la deshidratación aguda, pero no tendríamos que perder de vista que la deshidratación leve también puede cronificarse y generar múltiples trastornos que van desde el estreñimiento hasta problemas de piel, insomnio o fatiga.

En Medicina Tradicional China clasificamos los trastornos de salud según síndromes que aluden al estado de las diferentes sustancias y expresiones del cuerpo. En este caso las consecuencias de una mala hidratación prolongada en el tiempo se pueden manifestar en síndromes como el de insuficiencia de Yin o de Sangre. En ambos casos, no siempre se tiene conciencia de la falta de fluidos, ya que el cuerpo va perdiendo sensibilidad y se adapta a trabajar con niveles bajos de agua, pero sí irá dando señales sobre los diferentes sistemas de órganos.

Para tonificar el Yin y la sangre es indispensable llevar una dieta rica en alimentos de procedencia vegetal (y libres de sustancias nocivas), adaptada a la estación y el estado de salud del individuo.

El agua de coco es una bebida ideal para estos meses de calor en los que necesitamos no solo reponer líquidos si no también electrolitos como sucede cuando sudamos, tenemos episodios de diarrea o vómitos.

En concreto, el agua de coco tiene un perfil de minerales muy similar al de la sangre humana, por lo que es de gran ayuda en el caso de deshidratación, tanto aguda como crónica.

Otra bebida que apetece mucho en verano y que es muy fácil de preparar en casa es el agua de pepino. Consiste en licuar un par de pepinos, añadir el zumo de un limón y agua hasta que quede una consistencia deseada. Se puede endulzar con un poco de miel o ágave al gusto, y como más bueno está es fresquito aunque te recomiendo que lo tomes fuera de las comidas para respetar el fuego digestivo.

Este artículo se publicó en la revista VERITAS julio & agosto 2019